miércoles, 7 de junio de 2017

SEGURAMENTE SOPLARÁS


El violinista, Marc Chagall



Seguramente soplarás a las puertas del abismo
y llamarás certeza
a cada duda disfrazada.


Quizás el viento barra las miguitas de pan
y volver a tientas congele tus ganas.


Pero sé que sabrás aullar en la madrugada,
tropezar y no caer,
buscar las coordenadas.


Aprender a descifrarte,
ahora que puedes,
trazar un nuevo mapa.


Y volver, una y otra vez,
a temperar las cuerdas,
a afinar el alma.


Y suave, suave,
decirte convencido que te amas,
para verte arribar a Ítaca,
para construirte, cada día,
tu nuevo par de alas.

Teresa Suárez.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

HOUSTON, HOUSTON ...¡TENEMOS UN POEMA!




ABDÚCEME


¿Podrías abducirme, por favor?
¿Podrías incluirme en tu mundo?
¿Te importa aparecer en mis sueños,
en mis proyectos, en mis canciones?.


No siempre es fácil andar inventándose
islas en las que volar libre,
ni crear atmósferas en las que respirar
veranos, libros y risas.


Abdúceme y mi mundo
será tuyo,
ya no soñaré en caminar acompañada
desde una habitación tenue,
a media tarde,
en invierno.


Abducida viajaré más liviana,
bailaré bajo la lluvia y
me bañaré contigo
en noches de estrellas,
mi voz siempre será dulce
y sabré utilizar las pausas correctas.


Y al regresar,
si me ven sonreir sin motivo,
si no aciertan a saber de dónde viene
esta alegría temprana,
ni las notas de aquella canción extraña.


Ahora ya lo saben,
vengo,
felizmente abducida,
de otro planeta.


Teresa Suárez.
Antología "Alienígenas", Octubre 2016.

lunes, 15 de febrero de 2016

HOY ES UN LOGRO




           Para Walden...


                Porque este blog no tendría sentido sin tus comentarios




                                             
Exprimir la vida quiero. / Hoy es un logro, seguir en esas, 
que a veces la muy ladrona / se pone arrecha. 
Y a los que aman sin demandar/y a los que aman sin pedir nada. 
A los que aman sólo entregando, 
A los que se entregan no sin denuedo,/salud y larga vida amando. 

Y ahora vamos a dar un paseo, 
a bebernos los días que se nos regalan. 
A airear la nada, recrear la vista / y darle oreo a la trasnochada.

Exprimir la vida quiero. / Hoy es un logro seguir en esas, 
que a veces la muy somera / se me enrevesa. 
Y a los que aman y se equivocan,/a los que aman sin demandar. 
A los que aman sólo entregando, 
a los que se entregan no sin denuedo,/salud y larga vida errando. 

Y ahora vamos a andar despacio 
por nuestro sagrado y pequeño espacio. 
Y que los desencantos sean barridos por nuevos encantos. 
Vamos a andar serenos pedaleando como señores, 
que la balanza iguale heridas doloridas y emociones.

Manolo García.

domingo, 1 de noviembre de 2015

jueves, 3 de septiembre de 2015

RESPIRAR


Veo como caen de mi piel 
Trocitos descamados 
Por la ausencia de tu humedad 
Mi cuerpo deshidratado 
Cae la piel rota 
Dejando al descubierto la otra 
Con más brillo que la que cae 
Porque algo está alimentando 

Mi piel en silencio grita 
Sácame de aquí 
Mi piel en silencio grita 
Oxígeno para respirar 
Respirar de esta falta de ti 
Respirar de esta ausencia de mí 
Respirar para sentir mejor 
Respirar para aliviar el dolor 
Respirar 
Respirar 
Respirar 
Respirar 
Respirar 
Respirar 

Hoy necesitaría la invasión de mi espacio personal 
Pero no 
Hoy no lo habrá 

No habrá abrazos, no habrá tu abrazo 
Hoy no lo habrá 
El dolor por momento se hace casi insoportable 
Pero lo que no te mata te hace implacable 
Cada uno en su universo siente su dolor como algo inmenso 
El amor nos da la vida, 
Y su ausencia nos mata un poco cada día 

Mi piel en silencio grita 
Sácame de aquí 
Mi piel en silencio grita 
Oxígeno para respirar 
Respirar de esta falta de ti 
Respirar de esta ausencia de mí 
Respirar para sentir mejor 
Respirar para aliviar el dolor 
Respirar para sentir que estoy viva 
Y puedo respirar sin ti 
Respirar 
Respirar 
Respirar 
Respirar 
Respirar 
Respirar

miércoles, 24 de septiembre de 2014

LA MIGA

Niños en la playa, Sorolla

Si tú vinieras, Platero, con los demás niños, a la miga, aprenderías el a, b, c, y escribirías palotes. Sabrías tanto como el burro de las Figuras de cera -el amigo de la Sirenita del Mar, que aparece coronado de flores de trapo, por el cristal que muestra a ella, rosa toda, carne y oro, en su verde elemento-; más que el médico y el cura de Palos, Platero. Pero, aunque no tienes más que cuatro años, ¡eres tan grandote y tan poco fino! ¿En qué sillita te ibas a sentar tú, en qué mesa ibas tú a escribir, qué cartilla ni qué pluma te bastarían, en qué lugar del corro ibas a cantar, di, el Credo?

No. Doña Domitila -de hábito de Padre Jesús de Nazareno, morado todo con el cordón amarillo, igual que Reyes, el besuguero-, te tendría, a lo mejor, dos horas de rodillas en un rincón del patio de los plátanos, o te daría con su larga caña seca en las manos, o se comería la carne de membrillo de tu merienda, o te pondría un papel ardiendo bajo el rabo y tan coloradas y tan calientes las orejas como se le ponen al hijo del aperador cuando va a llover...

No, Platero, no. Vente tú conmigo. Yo te enseñaré las flores y las estrellas. Y no se reirán de ti como de un niño torpón, ni te pondrán, cual si fueras lo que ellos llaman un burro, el gorro de los ojos grandes ribeteados de añil y almagra, como los de las barcas del río, con dos orejas dobles que las tuyas.


Platero y yo
Juan Ramón Jiménez





martes, 3 de junio de 2014

LO INTENTA



Poema para que lo leas cuando no esté a tu lado

Mi amor, este poema
es para que lo leas cuando no esté a tu lado,
cuando no pueda ya cuidar de ti.

No te conformes nunca con alguien que no piense
que tu eres una llama más antigua que el fuego,
que tú eres su razón para vivir.

Aprende a no querer a los que no te quieran
y elige bien a qué le tendrás miedo:
no habrá sombra que oculte lo que tú temas ver.

Escapa del que piense
que el aire es la pared de lo invisible
y huye de aquel que crea
que es más feliz quien menos necesita,
porque ése no podría necesitarte a ti.

No te rindas, no olvides jamás que la tristeza
sólo es la burocracia del dolor.
Y si sientes que el mundo se derrumba,
no intentes abrazarte
a otro que esté cayendo a la vez que caes tú,
como yo hice contigo.

Algún día
tendrás que despertarte para salvar tus sueños.
Algún día sabrás que en las promesas
hay siempre un cristal roto
en el que aúlla el viento frío de la mentira.

Recuerda todo eso.
No escondas lo que sientes por miedo a ser frágil,
como aquellos
que por guardar tan bien lo que más les importa,
lo pierden para siempre.

Recuerda que no hay nada que no pueda
ocurrir cualquier día.
No olvides que esta obra ha terminado.
No olvides que le hablas a un teatro vacío.

Benjamín Prado.